La leyenda de la llorona, la mujer que llora, es transmitida y contada en el sur de los Estados Unidos y en Latinoamérica. Su historia es contada como una advertencia a los niños para que sean buenos y no se alejen mucho después de la puesta del sol.

La leyenda de la llorona

El comienzo de la historia

La leyenda de la llorona comienza con una mujer llamada María. Quien era conocida por su belleza, pero tenía un defecto: siempre tenía que ser el centro de atención. Se casó con un criador bastante rico y tuvo dos hijos.

Como debería ser, los niños inmediatamente se convirtieron en el centro de la atención del padre y María se puso muy celosa. Con el tiempo, el esposo comenzó a ignorar por completo a su esposa, y se mantuvo lejos de casa durante muchos días.

Una tarde, mientras María caminaba con sus hijos a lo largo de las orillas de un río, un carruaje se detuvo cerca de ellos. Dentro estaba el esposo de María con otra mujer. El hombre habló solo con sus hijos y luego se fue ignorando por completo a la que luego se convertiría en la leyenda de la llorona. Esta se enfureció y, en venganza, ahogó a sus hijos en el río.

María inmediatamente lamentó su gesto extremo. Se zambulló en el agua para salvarlos, pero ya era demasiado tarde. Desesperada, perdió la vida en el mismo río y su cuerpo fue encontrado en la orilla a la mañana siguiente. El funeral se realizó y María fue sepultada con un vestido blanco largo.

Sin embargo, la noche después del funeral, algunas personas escucharon una voz cerca del río gritando: “¿Dónde están mis hijos? ¿Dónde están mis hijos?”. Los gritos se escucharon hasta altas horas de la noche y durante muchas noches sucesivas. Algunas personas que fueron al río por la noche dijeron que vieron a María caminando por la orilla, tratando de encontrar a sus hijos.

Los niños son advertidos: no tienen que ir al río cuando llegue la noche porque podrían encontrar a la llorona.

Relato original en https://leyendadeterror.com/la-leyenda-de-la-llorona/

La leyenda de la llorona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *