¡4 Leyendas de terror hechas película!

Las leyendas de terror se transmiten de una generación a otra. Lo más probable es que solo sean historias inventadas, pero durante años han aterrorizado a países enteros. Incluso hoy en día, con las adaptaciones en las películas, estas leyendas de terror, posiblemente, jamás mueran.

¡4 Leyendas de terror hechas película!

1.    El aro (1998)

Existen numerosas adaptaciones cinematográficas de la novela del escritor japonés Koji Suzuki. No está claro si el autor se inspiró en una leyenda de terror o no: es cierto que la figura de Sadako (o Samara) ha ganado un papel principal en la mitología del terror.

En cuanto a la  cinta de video asesina, se  dice que una serie de películas que contienen mensajes subliminales que instigaron el suicidio fueron lanzadas en Canadá…Puede que allí surgiera la idea de la ahora clásica película de terror.

2.    El proyecto de la bruja Blair (1999)

Una leyenda de terror adaptada a ad hoc y creada para lanzar uno de los mayores éxitos de películas de terror de todos los tiempos.

Hablamos de la desaparición de cuatro jóvenes en un bosque de Maryland, y de la cual, unos años después, se encontró una película escalofriante en una cinta. Una historia que fue lanzada en la víspera del lanzamiento de las películas de terror en los cines, durante años ha sido transmitida como una de las leyendas metropolitanas más exitosas.

3.    Las profecías de Mothman – Voices from the shadow (2002)

Basado en la novela homónima de John Keel, la película de Mark Pellington y protagonizada por Richard Gere está inspirada en la leyenda de la polilla, considerada como un heraldo de la muerte.

La horrible criatura ha sido vista en muchas partes de América, tanto que se ha convertido en una historia generalizada en los Estados Unidos.

4.    Albergue (2005)

Primer capítulo de la exitosa trilogía producida por Quentin Tarantino, que consagra a Eli Roth para el Olimpo de las estrellas sangrientas. El director, recupera la leyenda del riñón robado y la atroz realidad del tráfico ilegal de órganos, lo que resulta en una mezcla exitosa de sangre y tensión.

La leyenda de la llorona

La leyenda de la llorona, la mujer que llora, es transmitida y contada en el sur de los Estados Unidos y en Latinoamérica. Su historia es contada como una advertencia a los niños para que sean buenos y no se alejen mucho después de la puesta del sol.

La leyenda de la llorona

El comienzo de la historia

La leyenda de la llorona comienza con una mujer llamada María. Quien era conocida por su belleza, pero tenía un defecto: siempre tenía que ser el centro de atención. Se casó con un criador bastante rico y tuvo dos hijos.

Como debería ser, los niños inmediatamente se convirtieron en el centro de la atención del padre y María se puso muy celosa. Con el tiempo, el esposo comenzó a ignorar por completo a su esposa, y se mantuvo lejos de casa durante muchos días.

Una tarde, mientras María caminaba con sus hijos a lo largo de las orillas de un río, un carruaje se detuvo cerca de ellos. Dentro estaba el esposo de María con otra mujer. El hombre habló solo con sus hijos y luego se fue ignorando por completo a la que luego se convertiría en la leyenda de la llorona. Esta se enfureció y, en venganza, ahogó a sus hijos en el río.

María inmediatamente lamentó su gesto extremo. Se zambulló en el agua para salvarlos, pero ya era demasiado tarde. Desesperada, perdió la vida en el mismo río y su cuerpo fue encontrado en la orilla a la mañana siguiente. El funeral se realizó y María fue sepultada con un vestido blanco largo.

Sin embargo, la noche después del funeral, algunas personas escucharon una voz cerca del río gritando: “¿Dónde están mis hijos? ¿Dónde están mis hijos?”. Los gritos se escucharon hasta altas horas de la noche y durante muchas noches sucesivas. Algunas personas que fueron al río por la noche dijeron que vieron a María caminando por la orilla, tratando de encontrar a sus hijos.

Los niños son advertidos: no tienen que ir al río cuando llegue la noche porque podrían encontrar a la llorona.

Relato original en https://leyendadeterror.com/la-leyenda-de-la-llorona/

La leyenda de Tiyanak

La leyenda de Tiyanak

Narra la leyenda que una pareja de jóvenes filipinos, durante una tarde de verano, se aventuran en un bosque cerca de su pueblo. Mientras caminan cerca de un arroyo, oyen el llanto inconsolable de un recién nacido. Caminan hacia los gritos y ven a un niño acostado cerca de un árbol.

El hombre se acerca a él para recogerlo pero una vez que lo tiene de frente, los gritos se convierten en gritos fantasmales y demoníacos, y poco a poco  muestra su verdadero rostro: un demonio hambriento con dientes vampíricos se lanza contra el hombre y devora su cabeza con sus enormes colmillos.

La mujer logra escapar y regresa a la aldea para buscar ayuda de los habitantes. Un sacerdote se acerca y revela el terrible secreto: el que mató a su marido es un Tiyanak.  El espectro de niños no bautizados que, una vez muertos, permanecen atados a la tierra en forma de una criatura voraz. Su grito se usa para engañar a los visitantes y atraerlos a ellos mismos, listos para alimentarse de sus entrañas.

Origen y popularidad de la leyenda de Tiyanak

La leyenda de Tiyanak se originó en Filipinas y ha logrado su popularidad en la actualidad a través de un gran boca a boca.

Incluso en esta historia hay varias versiones: en algunos se salva el hombre en lugar de la mujer, en otras, la víctima de Tiyanak (o T’Yanak) es un pastor que se adentra en el bosque para buscar a sus ovejas, y aún en otros, Tiyanak sale por las noches en las ventanas de los niños malos para alimentarse de sus sentimientos.

Sabemos con certeza que los primeros colonizadores españoles, en el siglo XVI, usaron esta historia para asustar y convertir a los filipinos nativos al cristianismo. ¿Pero cuándo nace esta leyenda? ¿Y qué es verdad en la leyenda de Tiyanak?

El Tiyanak siempre ha sido parte del equipaje mitológico de Filipinas. Parece que los habitantes de la isla de Mindanao llamaron a Tiyanak los espíritus de los niños nacidos de madres que murieron en el parto.